Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

¿Qué riesgos tiene montar neumáticos de segunda mano?

El cambio de neumáticos suele ser un gasto poco deseado para las familias y, en muchas ocasiones, un desembolso imprevisto. Este hecho, unido a a la crisis económica y al reciente incremento de los precios puede conllevar un renovado interés de los usuarios por las cubiertas de segunda mano.

Un alto porcentaje de este tipo de neumáticos proceden -según Rodi Motor Services- de vehículos que han sufrido accidentes de tráfico y han terminado en el desguace. Sin embargo, desde la cadena de centros de mecánica integral del automóvil, se preguntan si estas cubiertas son realmente seguras. "No existe ninguna normativa que pueda aplicarse en el momento de elegir o descartar los neumáticos aptos para volver a ser montados en otro vehículo; en cambio, sí que existen muchos condicionantes para desechar esta opción", destacan desde la compañía perteneciente a Michelin.

De esta manera, es muy complicado saber cuáles son las condiciones en las que se encuentran puesto que, aunque el dibujo y el aspecto exterior de la banda sean óptimos, el neumático podría haber sufrido daños internos al golpear contra el vehículo o contra algún ostáculo. "Exteriormente, la cubierta puede tener muy buen aspecto, un dibujo profundo o ser de una marca reputada pero, durante el accidente, puede haber golpeado contra el metal del vehículo, un bordillo, el asfalto o haber sufrido temperaturas extremas a causa del fuego", explican. Estos daños invisibles pueden derivar en algún tipo de fractura de fibras internas que podría conllevar a una rotura o deformidad de la estructura una vez montado en otro automóvil.

En este tipo de neumáticos tampoco es posible fiarse de las condiciones de su compuesto. A pesar de que el código de fabricación sea reciente, la cubierta puede presentar planos como consecuencia de frenazos o de almacenamientos prolongados en la misma posición y bajo todo tipo de condiciones climatológicas. Tampoco aconsejan el montaje de un neumático que ha circulado durante un tiempo indeterminado en un vehículo con una geometría diferente al nuestro. Esto hace que, una vez montado por segunda vez, su desgaste anterior afecte al comportamiento y a la geometría, algo que nunca sucedería con un neumático nuevo.

Por todo ello, desde Rodi Motor Services, recomiendan no montar neumáticos usados porque, por muy interesantes que sean sus precios,  "son demasiados los condicionantes que afectan a nuestra seguridad".

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Enlaces patrocinados