Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

¿Qué hacer en caso de aquaplanning?

A pesar de las imágenes desoladoras de los embalses al límite y de los campos abrasados por un calor que ha durado hasta noviembre, las lluvias con suerte, deberían llegar en las próximas semanas y para aquel momento los conductores españoles deberán saber cómo conducir sobre mojado y, sobre todo, cómo actuar en caso de 'aquaplanning'.

Si los neumáticos son nuevos y están en buen estado, lo más importante es reducir la velocidad cuando se circula en mojado para evitar una posible situación de aquaplanning. Prevenir mejor que lamentar. Si a pesar de las precauciones se llega a producir, la forma de actuar consiste en soltar el acelerador, evitar mover el volante y, si es posible, no frenar.

Sin embargo, si existe probabilidad de que se produzca un accidente, sí se debe frenar porque, en la mayoría de los casos, las cubiertas traseras todavía tendrán agarre suficiente para reducir la velocidad del vehículo. Cuando los neumáticos vuelven a contactar con el asfalto se debe continuar conduciendo a una velocidad reducida.

"Los neumáticos nuevos pueden evacuar hasta 30 litros de agua por segundo a 80 km/h, pero con sólo la profundidad mínima legal de la banda de rodadura de 1,6 mm, el desplazamiento del agua se reduce a poco más del 50 por ciento", explican desde Continental. Por esta razón, desde la compañía germana recomiendan cambiar las cubiertas cuando alcanzan los tres milímetros de profundidad, momento en el -dicen- que aún conservan algo más del 80 por ciento de su capacidad de evacuación de agua.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Enlaces patrocinados