Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

El negocio de las baterías robadas y el robo mediante el método pincha-ruedas, protagonistas de 'En el punto de Mira'

El programa de televisión 'En el punto de mira' ha dedicado su última emisión a dos prácticas fraudulentas relacionadas de un modo u otro con el mundo de la automoción: el negocio de baterías robadas y el método de los pincha-ruedas.

El espacio de Cuatro, que en enero de 2017 ya habló sobre los talleres ilegales en nuestro país, ha centrado sus esfuerzos en entender cómo funciona la venta de baterías sustraídas con anterioridad de vehículos en uso. Así, el lunes pasado, los espectadores pudieron conocer la realidad que viven a diario cientos de funcionarios de la Junta de Andalucía, que se ven obligados a dejar sus automóviles en un parking sin vigilancia en el que se producen robos cada día. Los trabajadores, que no cuentan con plazas suficientes en el aparcamiento vigilado de sus instalaciones, tienen que dejar el coche en otro público sin circuito cerrado de cámaras ni seguridad privada. Con frecuencia, tras la jornada laboral, muchos de ellos se han encontrado con los vehículos desvalijados y sin batería.

El 'modus operandi' de los ladrones es siempre el mismo. Tras sustraer las baterías, las venden en alguna de las chatarrerías cercanas, que sólo piden el DNI de la persona. Pero, ¿por qué son tan preciados estos elementos del vehículo? Según se explica durante el reportaje, por su contenido en plomo. En la actualidad, el achatarramiento de baterías está muy demandado gracias al plomo que contienen en su interior, material muy escaso y por el que se paga hasta 0,82 cent/kilogramo. A su vez, los chatarreros venden este material a las fundiciones autorizadas, que lo convierten en lingotes de 25 y 50 kilos. "No hay forma de saber si las baterías son o no robadas, todas pasan a esta fundición sea cual sea su procedencia", dicen durante el programa.

Por otro lado, 'En el punto de mira' también quiso conocer a los dos imputados de la conocida como banda de los pincha-ruedas. Presuntamente, estos individuos se dedicaban a pinchar los neumáticos de vehículos en estaciones de servicio y peajes para luego, una vez detenido el vehículo en plena carretera, robar los bolsos y carteras de su interior. Así, mientras uno hablaba con las víctimas, prestándoles una falsa ayuda, el otro aprovechaba el momento de confusión y distracción para sustraer los objetos de valor del conductor y pasajeros, normalmente turistas británicos.

Noticias relacionadas

Los talleres ilegales Los talleres ilegales "En el punto de mira" de Cuatro
El programa de televisión "En el punto de mira" emitió ayer un...

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Enlaces patrocinados