Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

"No siempre un coche con etiqueta Eco o Cero contamina menos"

Con estas palabras la Organizacióin de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte que, al contrario de lo que señalan las etiquetas medioambientales, hay vehículos que pese a no contar con este tipo de distintivos más ecológicos, contaminan menos que otros que sí los poseen.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha enviado un claro mensaje ante las restricciones de circulación en determinadas zonas de grandes ciudades como Madrid: "No siempre un coche con etiqueta Eco o Cero contamina menos". La organización advierte que "al contrario de lo que señalan las etiquetas medioambientales, hay vehículos que, a pesar de no contar con estos distintivos, contaminan menos que otros que sí disfrutan de estas etiquetas".

Para la OCU, el sistema de concesión de estas etiquetas es "injusto": "Primero, porque los nuevos motores de gasolina de vehículos de pequeña potencia contaminan igual o menos que muchos coches híbridos no enchufables de alta potencia. Y segundo, porque incluso contaminan menos que los híbridos enchufables de gran cilindrada, cuando estos agotan su batería, lo que sucede pasados unos 40 kilómetros. Ocurre lo mismo con los modelos con Gas (GLP o GNC), una vez en la carretera no existe forma de comprobar si están usando estos combustibles o están funcionando con gasolina y por tanto su impacto es el mismo, o más elevado, en función de la cilindrada", explica.

OCU considera que debe revisarse el sistema de concesión de etiquetas medioambientales para que estas puedan cumplir su objetivo, que, tal y como señala, "no es otro que clasificar a los vehículos de acuerdo con su impacto ambiental real". "Éste solo tiene en cuenta para la concesión de las etiquetas la tecnología del vehículo y no el impacto real de las emisiones", argumenta.

Pese a que califican el sistema de poco equitativo en cuanto a su adjudicación, sí que consideran que los distintivos medioambientales suponen un avance: "las ventajas asociadas a ellos (como el acceso a las grandes urbes en días de alta contaminación) contribuyen a impulsar la compra de coches con motores de tecnologías más limpias, como los eléctricos o los híbridos".

Sin embargo, la organización que vela por los derechos de los consumidores señala que "los precios de estos vehículos son hoy por hoy muy elevados. Un coche eléctrico cuesta de media 2.000 € más que híbrido enchufable, 10.000 € más que un híbrido no enchufable y hasta 12.500 € más que un modelo con motor gasolina equivalente. A esto hay que añadir que, aunque la pasada semana se aprobaron unas ayudas a la compra de coches eléctricos e híbridos enchufables, no siempre están disponibles, y con frecuencia se agotan rápidamente".

OCU  también avisa de que "la incertidumbre sobre la tecnología que finalmente se impondrá, y cómo afectarán las restricciones de circulación a los diferentes tipos de vehículos, está provocando que muchos consumidores aplacen la sustitución de su viejo coche, lo que acrecienta los problemas de contaminación".

 

etiquetas ambientales

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Enlaces patrocinados