Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

Un incendio destruye la nave de Fercar en Betanzos

Hemos hablado con los bomberos de Betanzos, que estuvieron 12 horas luchando contra el fuego, y con Fernando Durán, propietario de la empresa. Esto es lo que nos han contado.

Durante casi 12 horas estuvieron los bomberos de Betanzos luchando contra el fuego que se produjo ayer, sobre las 23.30h, en la nave que la empresa Fercar Europa tenía en el Polígono Industrial de Piadela, en la localidad coruñesa.

Ahora, “está totalmente sofocado y controlado”, según informa el parque de bomberos de Betanzos a Cuadernos de Neumáticos, “aunque todavía no podemos acceder, porque están los peritos del seguro y la Guardia Civil en el interior” para valorar los daños sufridos y determinar las causas que originaron el incendio, según nos explica el propietario de la empresa, Fernando Durán.

De los más de 2.000 metros cuadrados sobre los que se levantaban las instalaciones “no ha quedado nada”, asegura Durán. Algo que confirman los bomberos que han intervenido en la extinción: “El cien por cien de la nave ha quedado destruida, a excepción de las oficinas, que quedaron inundadas de humo pero no afectadas por el fuego”.

Toda la zona de almacenaje, el taller, las herramientas… han quedado destruidas. Durán calcula que las pérdidas alcanzan los tres millones de euros. “Precisamente el 10 de octubre habíamos renovado la póliza anual del seguro”, responde al preguntarle si cree que esas pérdidas económicas podrán ser subsanadas.

Sin embargo, las pérdidas materiales es lo que más le preocupa en estos momentos. Y es que, la magnitud del fuego fue tal que requirió la intervención de hasta tres dotaciones de bomberos; sólo la de Betanzos no era suficiente. “Llegamos a estar 10 personas de los parques de Betanzos, Arteixo y Ordes”, nos explica el portavoz al que hemos tenido acceso.

Los bomberos "corrieron peligro"

La misma persona detalla que hubo un momento en que los bomberos “corrieron peligro”, porque “cuando hay mucha carga térmica por el combustible y hay mucha temperatura, y teniendo en cuenta que la nave era de estructuras metálicas de acero… el peligro era que la cubierta colapsara”, es decir, que se cayera... como así ocurrió, aunque sin tener que lamentar daños personales para los intervinientes.

Tampoco fue necesario proceder a evacuaciones de viviendas colindantes, porque la nave se encontraba en un polígono industrial. “Sí tuvimos que controlar la nave de al lado –explica el portavoz de los bomberos de Betanzos-, porque estaba pegada, es de impermeabilizantes y pinturas, y hubo que actuar sobre ella”.

En el momento en que se produjo el incendio “no había nadie ni en las oficinas ni en el almacén”, comenta aliviado Fernando Durán. “Yo fui el último en abandonar la nave, sobre las siete de la tarde… no había nadie más”, insiste.

Las causas del incendio todavía se desconocen. “Los peritos de la Guardia Civil están trabajando en ello”, nos comenta el portavoz de los bomberos. Guardias civiles también estuvieron en la zona del siniestro, junto con Protección Civil, “que contribuyó con una motobomba”.

A las 13.30h de hoy, martes, todavía se encontraba parte del operativo en la zona, “recogiendo los equipos”. “Ahora mismo hay cuatro personas allí”, confirman desde el parque de Betanzos.

Durán pide confianza a sus clientes

Fernando Durán, por su parte, aunque abatido, asegura: “Intentaré levantarme lo antes posible”. Nos cuenta a Cuadernos de Neumáticos que dispone de una nave cerca de la que se ha quemado, a unos 5 kilómetros, “que se encuentra en otro polígono y que estaba en venta”, aunque ahora “está claro” que quitará el cartel.

“Falta un tiempo para generar un nuevo almacén”, dice, aunque todavía no ha tenido tiempo de “asimilar” lo que ha ocurrido. “No es fácil generar un nuevo almacén… no tengo nada”, nos repite, aunque con un tono sereno y resignado.

Durán quiere, y así nos lo hace llegar, trasladar un mensaje de “confianza” a sus clientes. “Me conocen desde hace 25 años con esta empresa; saben que me levantaré. Tengo mercancía en tránsito… Yo creo que tardaré unos tres meses, mínimo, para estar al setenta por ciento pero les pido confianza”.

Escribir un comentario

Enlaces patrocinados