Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

Alrededor de 24 millones de neumáticos viajarán en Semana Santa en malas condiciones

Como único punto de contacto entre el vehículo y la carretera, los neumáticos deberían ser uno de los elementos más cuidados por los conductores. Sin embargo, la realidad es muy diferente y, con frecuencia, las cubiertas son las gran olvidadas de los usuarios, que no revisan periodicamente el estado de las mismas.

Este hecho adquiere un relieve especial durante los periodos como la Semana Santa. En estos días, en los que se espera que los desplazamientos superen los 15 millones, multiplicar la seguridad de los automovilistas debe ser una prioridad. A pesar de ello, aún son muchos los conductores que descuidan sus cubiertas antes de emprender el viaje.

En concreto, durante las vacaciones de Semana Santa se espera que casi 24 millones de neumáticos rueden con presiones bajas de inflado, un desgaste excesivo o daños internos. El dato, ofrecido por el distribuidor de neumáticos Grupo Andrés, supone el 73 % del total y pone en riesgo la vida de todos los usuarios de la vía.

A juicio de la enseña salmantina, la disminución de esta cifra pasa por "tres cuidados fundamentales", cada uno de ellos relacionado con uno de los defectos mencionados. 

En lo referente a la presión, desde Grupo Andrés recuerdan que es importante atenerse siempre a los valores ofrecidos por el fabricante. Para que la comprobación sea correcta, debe realizarse en frío y con un equipo medidor profesional. No en vano, "algo más de 600.000 vehículos, casi el 8 por ciento de los 8 millones que se lanzarán a las carreteras en Semana Santa, equipará un neumático desinflado, ya que su presión estará 0,5 atmósferas, o más, por debajo de lo recomendado", dicen. Este descuido "muy habitual entre los conductores españoles" puede tener consecuencias desagradables, debido a que triplica el riesgo de reventón en autovía o carretera cuando se circula con pasajeros y equipaje.

Por su parte, la profundidad de la banda de rodadura debe situarse siempre por encima de los 1,6 milímetros, el límite legal permitido y "la única solución para circular con confianza por vías mojadas, con nieve o algo de hielo". Para comprobar que es correcta puede introducirse una moneda de euro. "El neumático cumple el reglamento si el círculo dorado de la moneda queda oculto por la goma cuando se introduce en los canales centrales de la banda de rodadura", explican.

Finalmente, es muy importante realizar exámenes visuales que detecten bultos extraños o cortes importantes en los flancos. "Los desperfectos en las bandas laterales de la cubierta anuncian problemas en su estructura interna" y, por ello, se debe acudir al taller para subsanar el problema lo antes posible.

Grupo Andrés recuerda que la seguridad final de su vehículo es responsabilidad directa de los cuatro neumáticos que pisan el asfalto. Al igual que el del parque móvil, el envejecimiento de las cubiertas debe subsanarse con la reposición. El año pasado, el índice de reposición se acercó a un neumático por coche y año. Aunque supera al registrado en los peores momentos de la crisis (0,82), el dato aún está lejos del valor de referencia: 1,2 neumáticos por coche y año. Sólo así se "aseguraría la renovación total del 'calzado' del vehículo cada cuatro años".

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Enlaces patrocinados