La flota fantasma de Hanjin: agua, comida y millones a la deriva