Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

Los consejos de Rodi para la puesta a punto de las escobillas y el líquido refrigerante

La cadena de centros de mecánica integral del automóvil Rodi Motor Services realiza una serie de recomendaciones con respecto a estos dos elementos de nuestro vehículo, cuyo mal funcionamiento puede poner en riesgo nuestra vida.

Las escobillas y el líquido refrigerante son dos componentes de nuestro vehículo a los que, en muchas ocasiones, sólo prestamos atención cuando ya han perdido toda su efectividad y nos damos cuenta, por ejemplo, de que no vemos bien cuando llueve o de que el sistema de refrigeración ya no calienta como es debido.

La cadena de centros de mecánica integral del automóvil Rodi Motor Services realiza una serie de recomendaciones con respecto a estos dos elementos de nuestro vehículo, cuyo mal funcionamiento puede poner en riesgo nuestra vida. Sin ir más lejos, y en relación con las escobillas, Rodi aporta un dato que no es baladí: se calcula que el 20% de accidentes que se producen a día de hoy en las carreteras se deben a una mala visibilidad por parte del conductor.

Por ello, "los cambios estacionales son un buen momento para revisar el estado de las escobillas de tu vehículo", según indica Rodi. También hay que tener presente "que no sólo las usamos cuando llueve o en épocas de otoño e invierno, sino que también podemos necesitarlas en verano, cuando el ambiente es más seco", añade la cadena de centros de mecánica integral del automóvil. "En estas ocasiones, recomendamos usarlas con el soporte del líquido limpiaparabrisas; así evitarás que la luna se raye y aumentarás la eficacia de las escobillas", aconseja.

Con respecto al líquido refrigerante, su función es vital, puesto que sirve para refrigerar el motor y protegerlo de las temperaturas extremas para mantener una temperatura de funcionamiento óptima. Entre sus funciones se encuentran: evitar que las piezas que estén en contacto con él se deterioren y creen problemas; lubricar todo el sistema interno de refrigeración, evitando su oxidación y corrosión; evitar el calentamiento del motor; y evitar la congelación del líquido y la rotura de piezas adyacentes.

Por ello, Rodi recomienda reemplazarlo cada 40.000 km o cada dos años para asegurar un rendimiento óptimo, aunque en vehículos nuevos se puede alargar, "siempre de acuerdo a lo que indique el fabricante". Para saber si hay que cambiar el líquido, "basta un rápido vistazo y comprobar si está sucio, si presenta una decoloración o si se sencuentra por debajo de los indicadores".

Noticias relacionadas

Rodi Motor Services amplía su negocio a Portugal Rodi Motor Services amplía su negocio a Portugal
La cadena de centros de mecánica integral del automóvil Rodi Motor...
Rodi pone a prueba la conexión entre los hermanos Álex y Marc Márquez Rodi pone a prueba la conexión entre los hermanos Álex y Marc Márquez
¿Es posible demostrar la existencia de una conexión mental entre...

Escribir un comentario

Enlaces patrocinados