Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

Antonio Casares, gerente de Talleres Rebate-Casares, punto de venta Vredestein

"Gracias a Vredestein hemos aumentado mucho nuestra cuota de venta de neumáticos"

Apoyo, entendimiento y defensa del producto. Así es la relación establecida entre Rebate-Casares y Vredestein. Taller y marca forman el tándem perfecto, el ideal de lo que debería ser pertenecer a un grupo de fidelización.

La carretera de entrada a Navalmoral de la Mata (Cáceres) es un flujo constante de vehículos. La vía, cercana a núcleo urbano y con naves a ambos lados, parece una buena localización para un taller mecánico. Sin duda lo es. Lo sabe bien Antonio Casares, gerente de Talleres Rebate-Casares desde hace casi treinta años.

A pesar de ello, nadie aguanta tres décadas con la puerta del taller abierta sólo por encontrarse en un sitio privilegiado, sino que, ante todo, debe ofrecer un servicio de calidad y una atención exquisita. Esto también lo sabe bien Antonio, que destila profesionalidad por los cuatro costados.

La fachada impecable, identificada hace dos años por Vredestein, da buena cuenta de ello. “La entrada de un negocio es la carta de presentación del mismo para tus clientes. Una imagen vale más que mil palabras, de ahí la necesidad de ofrecer una imagen muy cuidad que refleje nuestros valores de marca”. El interior, aunque aún no ha sido rotulado, tiene todos los puestos de trabajo llenos y a sus operarios sin parar. Rebate-Casares funciona a pleno rendimiento.

Los más de 900 metros cuadrados de extensión están ocupados en buena medida por algunas de las máquinas más potentes del mercado. La desmontadora Hunter Revolution, cuya precisión deja las llantas intactas; la equilibradora Hunter GSP9700, utilizada por los principales fabricantes de neumáticos en sus plantas de producción o la alineadora Hunter Hawkeye Elite, conocida como ‘ojo de halcón’ por su máxima precisión; son parte del equipamiento de este punto de venta.

“Apostamos por la calidad y por la última tecnología en lo que a mantenimiento de taller se refiere, para nosotros la seguridad es lo primero y, por ello, nos centramos en una innovación continua e invertimos en maquinaria de última generación”, explica Antonio Casares. Pone como ejemplo la Hunter Hawkeye Elite, que dispone de cámaras de alta resolución y convierte la imagen de los proyectores en informes detallados con los que es posible justificar las operaciones realizadas ante el cliente. De esta manera, “se elimina la opacidad de los procesos y se demuestra la honradez del mecánico”, añade.

Aquellos que lo conocen (aunque sea de unas pocas horas) saben que esa honradez de la que habla está en su ADN. Antonio es bondad en estado puro. Tanto es así que comenzó como especialista en la mecánica de seguridad (dirección, suspensión y frenos), pero no montaba neumáticos. Era el año 1990 y él y su hermano Jose se quedaron con el taller en el que trabajan, perteneciente hasta ese momento a la familia Rebate. “Sabíamos que el negocio era rentable pero no estaba bien gestionado, por eso estuvo a punto de quebrar”.

equipo punto de venta

Tras el traspaso, los hermanos Casares remontaron el taller y se convirtieron en una referencia en la zona. Ellos tenían una buena clientela fija y no quisieron “invadir el campo” a los centros que tenían alrededor, de forma que derivaban a sus propios clientes a que montaran los neumáticos en talleres de conocidos y servicios oficiales. Sin embargo, los neumatiqueros a los que los enviaba no fueron tan leales y sí comenzaron a realizar alineaciones y otros servicios en los que Rebate Casares era especialista. A pesar de ello, aguantaron varios años más y no comenzaron a trabajar con cubiertas hasta 2008, momento en el que la situación se volvió más agresiva.

“Nosotros habíamos logrado lo más difícil, que era que el cliente entrara en el taller porque una vez dentro, es más sencillo ofrecerle un servicio integral”, apunta. Así que hicieron cálculos y se dieron cuenta de que realizaban 3.000 alineaciones al año, cifra que multiplicada por cuatro, arrojaba un saldo potencial de 12.000 neumáticos anuales.

Con el tiempo, Pepe se jubiló, dando paso a la segunda generación del taller (con su hijo... como próximo encargado) pero manteniendo la esencia de Rebate-Casares: la especialización absoluta en sustitución de neumáticos y alineación del sistema de dirección. Y, entonces, apareció Óscar Sánchez, delegado comercial para la zona centro de Apollo Vredestein en España.

El reportaje completo puede leerse en el número 32 de Cuadernos de Nuemáticos y Mecánica Rápida que puedes encontrar en formato digital aquí.

Noticias relacionadas

Cuadernos de Neumáticos y Mecánica Rápida Nº 32 Cuadernos de Neumáticos y Mecánica Rápida Nº 32
El segundo número del año de Cuadernos de Neumáticos y Mecánica...

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Enlaces patrocinados